¿Hablar de experiencias que cambian la vida? Cannes, el mejor ejemplo.

Por: Maripaz Alfaro, coordinadora de Cocoa Interactive

Gracias a la relación de Comunidad de Empresas de Comunicación de Costa Rica con el Festival Cannes Lions, Costa Rica tiene un puesto en el Festival en sí y en la Roger Hatchuel Academy; una de las academias en Cannes Lions School y este año fue la oportunidad de nuestra Agencia.

 

¡Fuimos parte de todo el conocimiento que se crea y se comparte en el Festival de creatividad más importante a nivel mundial!

 

¿Qué viví?

Durante esta semana tuve acceso a las charlas del Festival; donde participaron profesionales desde emprendedores hasta celebridades como Halle Berry, Anna Wintour y Ryan Seacrest. 

Paralelamente, puedo resumir la Roger Hatchuel Academy en: 6 días, con 28 personas de 26 nacionalidades y un sube y baja de emociones. La Academia me abrió la puerta a sesiones personalizadas de grandes creativos de la industria como lo es Marcus Peterzell, el vicepresidente de Entretenimiento de Ketchum.

Las charlas eran tan variadas como te podás imaginar entonces, me di a la tarea de entender cuál es el hilo conductor de todas o la mayoría. Por ese core de las charlas, increíble cantidad de estímulos, sesiones creativas y decenas de culturas es que llegué a la siguiente conclusión:

Lo cierto es que la creatividad contribuye al negocio. Somos parte de las decisiones de las empresas y por ello debemos hacer bien nuestro trabajo; recordando siempre que el contexto es clave. Por ejemplo, nos enfrentamos a la realidad de que una persona, en promedio, usa 3 horas de su día en el celular. 

Lo más lindo de todo es que nuestro día a día está compuesto por actividades que hace unos años no se consideraban como negocio o industria, o tan siquiera se habían inventado. Trabajamos en el negocio de la persuasión, en el más cambiante y con mayor capacidad de adaptabilidad. Lo que, si nos ponemos a pensar, ¡es lo mejor! Contamos con un sinfín de oportunidades para hacer nuestro trabajo.

Parte de esa adaptabilidad que menciono es el paso de la inteligencia artificial en nuestro día a día. Podríamos pensar que algún día no tan lejano podría hacer nuestro trabajo y sí, puede que pase. Pero lo cierto es que como seres humanos trabajamos con emociones pura y sencillamente humanas y esas emociones no van a cambiar. Precisamente son los contenidos puramente emocionales los que mueven los canales digitales.

Saber definir la combinación exacta entre tecnología, adaptabilidad y emociones; siempre canalizada a través de imputs de diferentes perspectivas es lo que nos llevará MUY LEJOS. ¡A crear!

2017-08-11T16:38:35+00:00 agosto 11, 2017|