Arte en pixeles

Por Michael Oviedo

Cuando la opinión en digital se volvió la voz de todos en la sociedad occidental,  se puede decir que ni siquiera el arte se escapa a esta realidad que vivimos, una especie de nueva democratización del arte se hace viral y nuevas manifestaciones van haciéndose conceptos mientras vemos pasar la historia en pixeles.

 

Fuera de los escándalos  y desde lo más básico, el 2016 dejó Apps como Prisma, creada por  el ruso Alexey Moiseenkov, la cual le permite al usuario emular una foto al estilo de pintores famosos como Van Gogh o Picasso. Los memes tampoco fueron la excepción. Un hombre en Manchester ebrio y tratando de tomar un vaso de cerveza fue víctima en redes sociales, el cual se hizo viral al ser colocado en algunas pinturas famosas como La creacion de Adán, por Miguel Ángel, o a un estilo como La noche estrellada de Van Gogh, casual o intencional,  es una de las pinturas más populares para fotografiarse en el MoMa de Nueva york. ¿Lo vieron? Esto dió paso casi a una nueva tendencia de ubicar personas en contextos particulares o al revés, detalles de pinturas famosas en contextos cotidianos.

 

Pero no todo fue tan efímero. Durante el 2016, algunos museos supieron aprovechar la visualización que pueden aportar las redes sociales para hacer crecer su comunidad, visitas  físicas y virtuales, así como el impacto de la información en sus públicos. Por ejemplo, el Nuevo Museo del Diseño en Londres superó los límites siendo el Museo más seguido en Twitter. En Mexico D.F, una de las ciudades con más museos en el mundo, tuvo en algunos casos exposiciones populares, no solo por el perfil del artista y el museo, sino también por el espíritu curioso. Tal fue el caso de Anish Kapoor “Arqueología: Biología” en el MUAC. Este registró al menos 7 mil personas durante la inauguración y en sus primeros 4 días alcanzó los 21 mil visitantes según la página Cool Hunter MX. El hashtag #KapoorEnElMuac al día de hoy tiene  4350 imágenes públicas en Instagram.

 

En cuanto al coleccionismo y las ferias mundiales, no hay excepción. Hoy día un nuevo agente  para el consumo del arte es el internet y sin duda las redes sociales son nuevos legitimadores del arte. Tanto es así, que según “Hiscox Online Art Trade Report 2016” hay una gran incidencia en la toma de desiciones por parte de los “millennials” proveniente de las redes sociales, principalmente Facebook e Instagram, lo cual es una ruptura con la tradición desde todo punto de vista. En  visualización y consumo del arte, se prevee que cada año los números incrementen.

 

¿Un acto de conciencia? Este año el artista Shahak Shapira denuncia el fenómeno del Selfie  y la masiva publicación de fotografías por los turistas. En este caso, como contexto, tiene el Memorial del Holocausto en Berlín, contraponiendo en un montaje la fotografia del “turista” con una fotografia de los horrores que ahí se vivieron durante la segunda guerra mundial, demostrando en lo ridículo que se convierte el abuso de este recurso y como un llamado al respeto no solo por este lugar, sino por un sinfín de lugares históricos que no merecen se compartidos como un simple momento de locura e histrionismo.

 

Visitar un museo mundialmente famoso en estos tiempos puede ser una tortura debido al masivo movimiento de turistas que buscan compartir su momento; el arte en los tiempos de la cibercultura es un tema poco tratado a pesar de estar presente y crecer todos los días. Esto da paso a debatir sobre si realmente es una nueva democratización del arte cuando ya no son tangibles y probablemente en un mega filtro mucho termina siendo efímero, ¿Cómo podemos lograr que exista contenido que perdure y que un simple “compartir” no destruya el contenido de la obra?

2017-02-03T17:06:50+00:00 febrero 3, 2017|